De la guerra de navegadores, a los navegadores modernos

Primer Guerra de navegadores La primera y más sangrienta guerra de navegadores fue entre Internet Explorer y Netscape entre 1996 y 2001. La Web era nueva y las aplicaciones evolucionaban […]

Primer Guerra de navegadores

La primera y más sangrienta guerra de navegadores fue entre Internet Explorer y Netscape entre 1996 y 2001.

Broma de Internet Explorer - Guerra de navegadores hasta los navegadores modernos

En el lanzamiento de Internet Explorer 4.0 en Octubre de 1997 apareció un logo de IE en las oficinas de Netscape, que prontamente tiraron al suelo, colocando sobre el una figura gigante de su mascota sosteniendo un cartel que decía: “Netscape 72, Microsoft 18”, representando la distribución del mercado.

La Web era nueva y las aplicaciones evolucionaban rápidamente de un mes al otro. Llegó CSS y Javascript y los navegadores competían en cual tenía la característica más novedosa.

Era común ver en sitios webs “best viewed in Netscape” o “best viewed in Internet Explorer”, y claro, también los partidarios de los estándares de la W3C con “Viewable with any browser”.

Aunque Netscape comenzó con cerca del 80% del mercado, Microsoft tenía puntos a favor, ya que tenía el 90% del mercado de los sistemas operativos, la balanza se inclinaría cuando IE 4.0 comenzó a venir integrado como navegador por defecto en Windows.

Eventualmente, Internet Explorer ganaría. Para el 2001 ya tenía una couta del mercado del 95%

La Segunda Guerra de navegadores

Microsoft se vería nuevamente amenazado en el mercado de los navegadores, pues surgirían nuevos competidores:

  • Opera: El navegador tenía un feroz seguimiento, pero pocas personas estaban dispuestas a pagar por el, más aun cuando IE y otras opciones eran gratuitas.
    Opera sería conocido por traer innovadoras características, como la navegación por pestañas, además de ser un navegador ligero pero con muchas funcionalidades.
  • Mozilla Suite: El motor de renderizado “Gecko” era una reescritura mejorada del antiguo Netscape HTML, pero estaba ofuscado entre el correo electrónico, noticias, IRC y demás funcionalidades que venían con el navegador.

El navegador de Mozilla fue lanzado inicialmente como “Phoenix” en Septiembre de 2002, refiriéndose a la mítica ave de fuego que, triunfalmente, resurgía de las cenizas de su predecesor, en este caso de Netscape, sin embargo, debido a disputas legales con “Phoenix Technologies” tuvieron que cambia su nombre a “Firebird”, lo cual los llevó a más disputas por lo que finalmente cambiaron su nombre en 2004 al que hoy todos conocemos: “Firefox”.

Internet Explorer felicita a Firefox - Guerra de navegadores

Internet Explorer le envío un pastel a Firefox, por su lanzamiento de Firefox 2 y Firefox 3

Firefox inmediatamente se convirtió en un hit entre los desarrolladores frustrados con la complacencia de Microsoft.

Mira también:  Como contratar a los mejores Freelancers para su empresa

Mientras tanto, Internet Explorer llegaría la version 7 que incluía la navegación por pestañas, barra de búsqueda, filtro anti-phishing, soporte de PNG, claro, todas estas funciones ya eran muy bien conocidas para los usuarios de Opera y Firefox.
Firefox finalmente ganó alrededor de un tercio del mercado en 2010, pero el Explorer seguía en primer lugar.

El tercer competidor

Google lanzó Chrome en 2008, usando el motor Webkit, el mismo que Safari. Con la premisa de hacer un navegador minimalista para que los usuarios se focalizen en el contenido que desean ver. La posibilidad de que venciera al aún dominante Explorer se hizo evidente, especialmente cuando el navegador de Microsoft se transformó en una broma de todo lo que estaba mal en la industria.

Según StatCounter, entre Diciembre de 2009 y Enero de 2010 Firefox 3.5 fue el navegador más popular del mundo.

Chrome sobrepaso a Internet Explorer en Junio de 2012 y ha mantenido su puesto hasta el día de hoy. La competencia tomó nota y en lugar de competir en características, comenzó a simplificar sus aplicaciones. (Solo el reciente Vivaldi esta tratando de romper la tendencia)

En 2016 quizás pocas personas noten la diferencia entre Chrome, Firefox, Edge, Safari, Opera. Son todas excelentes aplicaciones con motores de renderizado capaces. El mercado a madurado y se ha estabilizado. Las grandes innovaciones son cada vez menos frecuentes, pero los usuarios se ven felices más allá de su elección.

Fuentes: